ATEX. 1ª Parte: Introducción.

Hace algunos meses asistí a un curso sobre atmóferas explosivas. La verdad es que sabía bien poco sobre este tema, y fue la razón por la que decidí ponerme al día en esta materia, que para sorpresa de muchos, está muy presente en el día a día de cualquier industria, independientemente del sector al que se dedique.

Como se trata de un tema extremadamente amplio, para no saturar a nadie, lo mejor es hacerlo en varias entradas. En esta primera se intentará introducir al lector en los conceptos básicos y en la normativa aplicable en España.

Una atmósfera explosiva es una mezcla con aire, en condiciones atmosféricas, de sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos, en la que después de una ignición, la combustión se puede propagar hacia la mezcla no quemada.

El término no es aplicable cuando el riesgo de explosión proviene de sustancias inestables, como explosivos y sustancias pirotécnicas, o cuando la mezcla explosiva está fuera de lo que se entiende como condiciones atmosféricas normales, por lo que excluye a los procesos en condiciones hiperbáricas.

Para que se produzca una explosión deben coincidir la atmósfera explosiva y un foco de ignición. Esto requiere la existencia de una sustancia combustible (gas, vapor, niebla o polvo), y de un oxidante (aire) en un intervalo de concentración determinado, y al mismo tiempo la presencia de una fuente energética capaz de iniciar la reacción.

En un emplazamiento con una atmósfera explosiva hay que tener en cuenta dos aspectos distintos:

  • Los equipos que van a ser instalados en dicha zona y que deben ser seguros y no susceptibles de iniciar una explosión.
  • La forma en la que se trabaja en dicha zona peligrosa.

La normativa que regula la prevención de riesgos en Atmósferas Explosivas es la siguiente:

  • Real Decreto 400/1996 relativo a los aparatos y sistemas de protección para uso en atmósferas potencialmente explosivas (Trasposición de la Directiva 94/9/CE)
  • Real Decreto 681/2003 sobre protección de la salud y seguridad de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de la presencia de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo (Trasposición de la Directiva 99/92/CE)
  • La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales determina el cuerpo básico de garantías y responsabilidades para una adecuada protección de la salud de los trabajadores en el lugar de trabajo, dejando al desarrollo de normas reglamentarias la fijación de las medidas mínimas para la adecuada protección (Art. 43 Ley 31/1995 LPRL)

A parte de esta normativa, habrá que tenerse en cuenta la legislación específica para el caso concreto. Por ejemplo, en el caso particular de instalaciones petrolíferas, deberá considerarse el RD2085/1994, modificado por el RD1523/1999, que establece el reglamento aplicable a los diferentes tipos de instalaciones petrolíferas, así como sus insrucciones técnicas complementarias.

Para saber la legislación en materia de seguridad industrial aplicable a cada caso, podéis consultar la web del MºIndustria.

Y en próximas entradas, más información sobre ATEX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s